Ctra. C-3310, Km. 6, - ANTEQUERA , Andalucía (España)Ver mapa

Contactar

¡Haz tu reserva!

Málaga

Antequera

Camping El Torcal de Antequera

Modificar

¡Haz tu reserva!

Tiempo en Antequera

Hoy

16°- 27°

  • Mañana

    16°- 28°

  • Pasado mañana

    16°- 29°

Alrededores

El camping El Torcal Rural está situado a los pies de la sierra que nos da nombre, paraje Natural de 11,7 km2 que presenta una de las muestras más impresionantes de paisaje cárstico en toda Europa. Este bello paraje se encuentra en la comarca de Antequera (Málaga) territorio que es cruce de caminos entre la Andalucía del Guadalquivir y la Mediterránea.Nuestro camping ofrece la oportunidad de pasarlo bien, ya sea en grupo, en familia, en pareja o en cualquier circunstancia. Aquí, el descanso, los días o las semanas o los meses de vacaciones, se convierten en un auténtico placer de sentidos. Trescientos veinticinco días de sol al año permiten al visitante desfrutar en toda época de los alicientes del turismo. Destacan nuestras instalaciones y servicios, excelentes dotaciones culturales y de ocio, calidad diversificada y precios al alcance de todos.La naturaleza ha dotado a esta zona de unos hermosos parajes que pueden sorprender al visitante. Los amantes de la naturaleza tienen a su alcance en el Torcal de Antequera un paraíso agreste donde respirar un aire puro y oxigenante. El Torcal, un impresionante paisaje kárstico en el que el agua ha modelado a su capricho, creando un paraje de una belleza sobrecogedora que semeja una fortaleza natural. En verdad es difícil de creer que esos monolitos de piedra no sean obra de la mano del hombre. La arboleda es típica de montaña, predomina el arce, el sauco, el quejigo, el majuelo y el endrino, en cuanto a la vegetación está formada en su mayoría de matorrales como matagallo y tomilla.

Información general

Coordenadas GPS

Latitud(36.9862,Longitud(-4.53233)

Horario temporada

Dirección

Ctra. C-3310, Km. 6, - ANTEQUERA , Andalucía (España)

Antequera

Málaga

España

Servicios generales

Alimentación

  • Snack bar

Instalaciones recreativas

Tamaño y tipo de camping

Alojamientos

Sanitarios y lavanderia

Parcelas

Localización del camping "Camping El Torcal de Antequera"

Puntos de interes cercanos a Camping El Torcal de Antequera

  • Castillo > Castillo de Antequera a 5.72 km

    Construcción defensiva realizada en el S. XII con modificaciones en el XVI.

  • Iglesia, capilla, colegiata,ermita > Real Colegiata de Santa María la Mayor (Antequera) a 5.72 km

    La importancia de este edificio estriba en ser el primero que se concibió dentro del estilo renacimiento (arte de los siglos XV-XVI) en Andalucía. Es realmente una obra excepcional por sus proporciones y calidad de su diseño. En ella coexisten dos diversos criterios de estilo; por una parte encontramos elementos que nos recuerdan al gótico (estilo artístico siglos XII-XV) tardío y por otra sus trazas y diversos elementos decorativos corresponden ya al nuevo estilo que surgía en Italia. La edificación la podemos fechar en los años 1514 – 1550. Se fundó por iniciativa del obispo de Málaga don Diego Ramírez de Villaescusa. En las obras del templo se emplearon numerosos sillares procedentes de la ciudad romana de Singilia. Las trazas en un principio se hicieron siguiendo modelos góticos, como podemos observar en la cabecera, para concluir las obras dentro del más puro estilo renacentista. El exterior de Santa María hay que destacarpor su grandiosa fachada, sin duda la más monumental de Antequera. Realizada totalmente en piedra de sillería, el tracista de esta fachada la articuló en tres calles separadas por contrafuertes, en cada una de las cuales se abre una puerta, siendo la central mayor que las laterales. En el ático encontramos una balaustrada ciega, muy renacentista. Analizado en detalle cada uno de sus elementos, vemos como quieren responder a un estilo nuevo, desconectado de logótico (estilo artístico siglos XII-XV). Quizás sean los pináculos cónicos estriados los elementos de mayor rareza. La ornamentación de la fachada, se localiza principalmente en los tres grandes nichos, respondiendo a un diseño decorativo muy geometrizante, con algunos elementos manieristas. El interior en la actualidad se encuentra prácticamente vacío de elementos ornamentales y de retablos, ya que el templo no se dedica al culto, sino a acoger conciertos y exposiciones itinerantes. Se nos muestra como un hermoso salón columnario de planta basilical en la que las tres naves quedan separadas por imponentes columnas de orden jónico. Sobre estas se disponen cinco arcos de medio punto a cada lado, decorados con pomas o perlas. Para conseguir una mayor altura en la nave central, se dispuso un cuerpo de arcos de descarga, a manera de falso triforio ciego. En su cubrición es cuando se advierte un mayor alejamiento de las fórmulas renacentistas. La Capilla Mayor, de planta rectangular, muy profunda, se cubre con bóvedas de estilo gótico-mudéjar, que dibujan dos grandes estrellas, de seis y ocho puntas. La claridad y luminosidad de la capilla se debe a las elegantes ventanas de tipo florentino, elemento que acentúa notablemente el italianismo de todo el interior. El resto de las capillas de esta Colegiata, abiertas a las naves en los laterales e independientes entre sí, responden a tipos y épocas diferentes. Especial atención tienen las tres armaduras mudéjares que cubren las naves, construidas antes de mediar el S. XVI. La central es rectangular y muestra en sus faldones y almizate una compleja decoración de lazo a base de estrellas de distinto tamaño. Las armaduras de las naves en los laterales son ochavadas y siguen en sus programas de diseño esquemas similares a los empleados en la central.

  • Iglesia, capilla, colegiata,ermita > Iglesia de San Zoilo a 5.72 km

    La iglesia, planteada dentro del estilo gótico (estilo artístico siglos XII-XV) tardío o Reyes Católicos, responde al esquema de templo franciscanista de la época, de nave cubierta con armadura de madera y capilla mayor con bóveda de crucería, aunque todo ello muy modificado con magníficas yeserías en el período manierista. La planta de la iglesia es irregular. En la nave del Evangelio, que tiene mayor desarrollo, presenta siete tramos, mientras la de la Epístola sólo tiene dos. De la primitiva obra gótica (estilo artístico siglos XII-XV) se conservan todavía algunas bóvedas en las naves en los laterales y la grande de la capilla mayor, así como la portada de la iglesia. Esta última es un ejemplo interesantísimo, realizado en piedra arenisca, que se compone de arco carpanel con arquivoltas, y finas columnillas en disminución de grosor hacia la luz de la puerta, todo ello decorado con el cordón franciscano anudado. A una época posterior a la fundación del monasterio pertenecen la tapia almenada del compás, con portada de fines del S. XVI y las dos espadañas. La mayor de ellas fue costeada en parte por la ciudad en 1599; la otra, que es la de la capilla de la Sangre y Vera-Cruz, se construyó ya avanzado el S. XVIII. En el interior del templo destaca, como elemento importante de cubrición, la armadura mudéjar de la nave central, en la que el habitual lazo se sustituye por una vistosa decoración polícroma, hoy bastante deteriorada. Un gran arco toral apuntado, en cuya clave se añadió una enorme y extraña cabeza, sostiene una cartela de formas protobarrocas, que da paso a la capilla mayor. En ésta, destaca su bóveda de crucería, redecorada con yeserías. El retablo mayor se componía, hasta finales del S. XVIII, de catorce lienzos de Antonio Mohedano. El actual es obra del retablista antequerano Antonio Palomo. Su estilo general es de transición rococó-neoclásica. El camarín central lo ocupa la imagen de Nuestra Señora de la Vera-Cruz, hermosa dolorosa realizada por Jerónimo Brenes en 1614. A ambos lados del retablo mayor, en el presbiterio, cuelgan dos buenas copias de originales de Rubens. A los pies de la nave el Evangelio se encuentra la capilla de la antigua Cofradía de Flagelantes de la Sangre y Santa Vera-Cruz, recientemente restaurada. Destacan en ella la gran bóveda estrellada de crucería y el camarín barroco del Nazareno de la Sangre, construido en 1720 y después reformado. La imagen del Nazareno fue allada por Diego de Vega hacia 1580. El Santo Cristo Verde es obra de Jerónimo Quijano. En el aspecto pictórico destacan dos interesantes lienzos, que encontramos antes de llegar al cancel: El Martirio de San Andrés y Los Mártires del Japón, muy curioso este último por su temática poco común.

  • Iglesia, capilla, colegiata,ermita > Iglesia de el Carmen (Antequera) a 5.72 km

    Casi colgada en un escarpe, como vigilando desde su altura el río de la Villa, se yergue el excelente templo exconventual de los Carmelitas Calzados, que hoy sirve de sede a la antigua parroquia de Santa María la Mayor. Las obras de este templo y del desaparecido convento parece ser que comenzaron en los años finales del S. XVI. El exterior de la iglesia del Carmen, en la zona correspondiente a los pies y al lateral izquierdo, ofrece actualmente un aspecto bastante descompuesto. Ello se debe a la demolición, en el S. XIX, de la casa conventual. Encontramos una sencilla fachada, cuyo elemento más significativo es su portada manierista. Esta se compone de un arco de medio punto, jalonado de dos medias columnas toscanas sobre plintos, coronándose todo el frontón curvo y partido, que aparece centrado con un escudo del Carmelo. A mano derecha de esta portada se ubica una pequeña espadaña, de un solo hueco, único resto del campanario tras la demolición, en 1883, de la llamada torre del Gallo. El conjunto de la planta de esta iglesia sigue, con algunas variantes, el modelo de iglesia morisca granadina, de una única nave, capilla mayor espacialmente muy definida y capillas en los laterales totalmente independientes entre sí. Además, en el S. XVIII, se añadió, a los pies de la iglesia, la nave de la Cofradía de la Soledad, concebida como una capilla más. El importante artesonado mudéjar que cubre todo el espacio de la nave, terminado en 1614, es de tipo rectangular y sin tirantes de madera, lo que permite, lógicamente, una mayor visibilidad. Su decoración de lazo, está totalmente decorada por un enjambre de lacerías, que sólo se ven interrumpidas por tres piñas de mocárabes. La capilla mayor, se configura en su espacio interior como un gran prisma rectangular coronado de media esfera. Pero lo que acentúa la majestuosidad de esta capilla mayor son sus tres enormes retablos, muy particularmente el central o mayor, construido en los años anteriores a 1747. Este presenta unas proporciones dilatadísimas y se considera, por su belleza y significación, como de los más interesantes ejemplos de la retablística barroca andaluza del S. XVIII. Su complicada articulación de estípites, cornisas, hornacinas, cortinajes simulados…, todo ello trazado con quebradísimos perfiles mixtilíneos, que se curvan e inflexionan en un juego interminable, nos produce un primer impacto de ofuscación. Esta enorme máquina se concibió como un himno carmelitano, en el que los santos y santas relacionados con la orden se ven acompañados de toda una corte de ángeles adolescentes y pequeños, que ya tocan instrumentos musicales, ya sostienen cartelas o guirnaldas, o simplemente, juntan las manos en gráciles actitudes, que parecen tocar palmas. Resulta impresionante pensar que todo este inmenso artilugio barroco no es sino el marco que sirve de embocadura al camarín central, en el que se guarda la imagen de la Virgen del Carmen. En relación al camarín no debemos olvidar su interés como espacio arquitéctonico bien articulado. Su planta mixtilínea y muy barroca, contrasta, en cierta medida, con la sobriedad de su decoración de yeserías y su limpieza de líneas. Los dos retablos coen los laterales de esta capilla mayor, a pesar de estar terminados en su dorado y policromía, creemos que son algo más modernos que el mayor. El de San Elías, en el lado del Evangelio, resulta particularmente aparatoso por la complejidad del ático. El retablo y el camarín del lado de la Epístola es el más plenamente rococó de los tres, presentando también unas proporciones más armónicas. En el arco toral de la capilla mayor está situado el púlpito de madera dorada y policromada. Esta pieza, que es obra firmada de Miguel Márquez García, se hizo en 1799 y en su barroquismo de líneas y espíritu armoniza perfectamente con los retablos descritos. A la nave central se abren seis capillas independientes, que presentan en su interior piezas de gran valor. La capilla o nave de la Soledad, situada a los pies de la iglesia, se debió levantar en el primer tercio del S. XVIII, momento al que pertenecen las rizadas yeserías de la cupulita. La capilla tiene planta rectangular y se cubre con bóvedas de medio cañón rebajado y divide en cuatro tramos mediante arcos fajones. El retablo principal, ocupa en su hornacina central, a manera de reducidísimo camarín, la imagen de la Virgen de la Soledad.

  • Ruina > Villa romana a 5.72 km

    La villa romana de la Estación (s. I al IV a. d. C. ) se encuentra en el término municipal de Antequera, en el límite norte de su casco urbano, junto a la carretera N-331 y la estación de ferrocarril. El yacimiento ocupa la ladera media y baja de un cerro y los restos, que se están estudiando actualmente, se ubican entre la cota 480-464 mts. sobre el nivel del mar. Rodean al yacimiento, por el Este, el camino de Quintana y, por el Oeste, el denominado camino de los Sillares. Estas características le confieren al yacimiento una localización inmejorable, dominando la Vega Antequerana y controlando las principales rutas de comunicación del interior hacia la costa malagueña en la Antigüedad. A las buenas comunicaciones y a la capacidad productiva del entorno hay que añadir el cumplimiento de los requisitos indispensables de la habitabilidad -amoenitas- que los agrónomos latinos del momento creían necesarios para la situación de una villa: Salubridad y agradabilidad del paraje, amplio dominio visual y belleza del paisaje, orientación adecuada y abundancia de agua. De esta manera resulta fácil comprender la elección de este enclave para la edificación de una villa de carácter semiurbano o una mansión nacida de la mano de un gran propietario - posiblemente un alto dignatario romano -, conjugando, no sólo el hecho de ser un gran centro residencial, sino también un núcleo de explotación agrícola y de control comercial. La villa no estaba situada dentro del casco urbano. En ella abundan y sorprenden la calidad y cantidad de mosaicos, las dimensiones de las habitaciones (posee un pasillo de 26 metros de largo y 5.5 metros de ancho) y el material empleado, placas de mármol purísimo formando figuras, combinando varios colores (opus sectile). Entre los enseres encontrados, podemos enumerar el retrato en mármol del dueño de la casa, la cabeza de la musa Melphomenes, apliques de bronce y pequeñas esculturas. Se ha descubierto una fuente, en un patio de columnas con un mosaico geométrico de 13,5 metros de lado, la taza circular de 4,2 metros de diámetro, en cuya corona se ubica una escultura de Tetis. Esta fuente forma parte de un conjunto de cuatro de las mismas dimensiones, situadas en el centro de un estanque de unos 250 m2. A finales de octubre (1998) ha finalizado la 1ª fase de la intervención arqueológica, esperando poder reanudar los trabajos a partir de la 2ª quincena de noviembre.

  • Ruina > Dolmen de Viera a 5.72 km

    Es un sepulcro de galería cubierta, formada por un corredor de acceso y una cámara de sección cuadrada a la que se accede por medio de una puerta labrada en un monolito. El corredor todavía se conserva completo en un espacio formado por ocho ortostatos a la derecha y siete a la izquierda, la cubierta estaba formada por siete losas, de las que sólo quedan cuatro. La cámara es una habitación formada por cinco grandes losas, cuatro que forman las paredes y una cobija a nivel con el corredor

  • Ruina > Dolmen Cueva del Romeral a 5.72 km

      Es un dolmen de tipo ´Tholos´ con corredor, en el que se pueden distinguir dos partes claramente diferenciadas. En primer lugar, un largo corredor de acceso; a continuación se encuentra la cámara sepulcral o ´Tholos´ resuelta mediante la edificación de una falsa bóveda por aproximación de hileras. El paso del corredor a la cámara sepulcral se hace mediante una puerta adintelada. Por último, nos encontramos con una segunda cámara, más pequeña. Su destino sería presentar ofrendas. Destaca la gran losa del suelo, a modo de altar, bajo la cual se encontró parte del ajuar de este dolmen. La novedad en el aspecto constructivo reside en la utilización de aparejo pequeño para realizar el corredor y la falsa bóveda. Será por lo tanto en la cubrición donde se utilicen las grandes piedras.

  • Monasterio, convento > Convento Ntra. Sra. Remedios a 5.72 km

      La primera fundación en Antequera de los Franciscanos Terceros fue en el año 1519, en un lugar conocido como las Suertes. Allí empezó a ser muy venerada la pequeña imagen de la Virgen de los Remedios que fue nombrada Patrona de la ciudad en 1546. A consecuencia de lo alejado del emplazamiento del monasterio y al aumento del culto hacia la escultura, los frailes se animaron a trasladarse a Antequera en al año 1607. La obras de la actual Iglesia de los Remedios se iniciaron en el año 1628, siendo dirigidas por los maestros Gonzalo Yáñez y Fernado de Oviedo. Al primero le debemos la edificación de los muros del templo hasta la altura del tejado. Fernado de Oviedo se encargó de la molduración arquitectónica interior así como de las cubiertas. La fachada presenta una disposición original, estando precedida de una tapia que cierra el compás con un claro carácter manieristaLa portada propiamente dicha es bastante sencilla, sobresaliendo en ella una logia o pórtico, cuyo tejadillo apoya en columnas toscanas, mediante tres arcos de medio punto. La bellísima espadaña, que está realizada totalmente en piedra, fue levantada por el maestro cantero Pedro de Arévalo. La planta de la Iglesia es de cruz latina, con naves y capillas laterales, presentando cabecera plana. La nave central, más alta que las laterales, se cubre con bóveda de medio cañón, dividida en cinco tramos. La cúpula del crucero es de media naranja rematada en cupulino. Las pinturas al temple cubren todo el templo. Los temas iconográficos del crucero hacen referencia a pasajes de la Vida de la Virgen, San Antonio y de San José. El retablo mayor de esta Iglesia, de los más hermosos de los existentes en Antequera, construido en el primer tercio del S. XVIII, es obra del estuquista y entallador antequerano Antonio Rivera. Su esquema compositivo participa del habitual de José de Churriguera. Detrás del retablo se ubica el excelente camarín de la Virgen de los Remedios, realizado entre los años 1700 y 1707. Su planta es hexagonal y se cubre con bóveda semiesférica sobre pechinas, rematando el conjunto un cupulino. Este espacio está profusamente decorado con yeserías. Centrando el recinto se encuentra el templete coronado o trono de la Virgen. La escultura de la Patrona es obra de principios del S. XVI, aunque fue objeto de una profunda transformación en el año 1816 por el escultor antequerano Miguel Márquez García. Coronada en 1922 es Alcaldesa Perpetua de la ciudad. En los retablos coen los laterales del crucero, se pueden ver las esculturas de San José y San Antonio, obras de Andrés de Carvajal. Otra obra muy interesante de este autor es el grupo escultórico de la Virgen de los Ángeles, que se encuentra en el retablo frontero a la puerta de la sacristía. Entre las capillas de la nave del Evangelio merece destacar el camarín rococó que ocupa la Virgen del Tránsito. En la nave de la epístola interesa detenerse en el Cristo de las Suertes, obra del S. XVI. También, en el gran lienzo que reproduce la escena de La entrega de la Virgen de los Remedios a fray Martín de las Cruces por el apóstol Santiago.

  • Edificio > Iglesia y Hospital de San Juan de Dios a 5.72 km

      Esta iglesia de San Juan que fue terminada en el año 1584 y debe ser del mismo arquitecto que trazó el Templete del Papabellotas. En su aspecto exterior sólo merecen destacarse la portada de los pies y las de las naves laterales. Sin embargo la elevación del terreno incide de forma negativa en el aspecto exterior del monumento, ya que las portadas quedan semienterradas. El interior resulta verdaderamente solemne. Su planta, de tipo basilical como todas las iglesias columnarias antequeranas, sigue el modelo de la Colegiata. En San Juan nos encontramos ante un imponente salón, en el que las tres naves quedan divididas por grandes columnas de orden toscano, sobre las que se apoyan una danza de tres arcos de medio punto a cada lado. La nave central se cubre con armadura de madera de estilo híbrido entre lo mujéjar y lo renacentista; es de planta ochavada y no lleva decoración de lazo. Las armaduras en los laterales son de colgadizo y sin mayor interés. En la capilla mayor, poco profunda y precedida de pilastras toscanas y arco triunfal de medio punto, podemos admirar un hermoso retablo de estilo manierista, realizado en 1649 por el maestro Toribio Sánchez Calvo. Es una traza muy sencilla y elegante, ideada para enmarcar una serie de composiciones pictóricas de gran tamaño y diversa procedencia. Entre los retablos que decoran las naves en los laterales destacan de forma particular las dos enormes composiciones pictóricas de Antonio Mohedano. Es dos obras de considerable empeño, pero debemos lamentar en ellas torpes repintes añadidos en distintas épocas; son: La Adoración de los pastores y La Inmaculada bordeada de santos. Entre las capillas hay que destacarla de Animas, totalmente reconstruida a fines de S. XVIII. Pertenece a la Real Hermandad del Santísimo Cristo de la Salud y de las Aguas. La imagen titular del crucificado es obra de comienzos del S. XVII. En esta capilla de Animas hay dos retablos coen los laterales del S. XVIII, con esculturas de la Virgen del Rosario y de San José. El retablo principal de la capilla, fechado en 1785, parece que fue realizado por Antonio Palomo.

  • Palacio > Palacio de la Marquesa de las Escalonias a 5.72 km

     Se articulan en su fachada dos plantas y un amplio ático o sobrado, que se dividen verticalmente en cinco calles; dos ejes más, le fueron añadidos en época posterior. La portada es ejemplar interesantísimo dentro del manierismo civil en Andalucía. Su primer cuerpo es de pilastras toscanas almohadilladas. En el segundo cuerpo de la portada se disponen pilastras cajeadas, entablamento y frontón triangular decorado con tacos. Estas pilastras se coronan, con unos grandes triglifos más volados en su parte inferior y umbraleados de gotas. Se trata, de un recurso muy del gusto de los manieristas italianos que bebieron en la producción última de Miguel Angel. Al interior del palacio se accede a través de un amplio zaguán, con mayor desarrollo espacial hacia la izquierda, y posteriormente de atravesar una hermosa cancela de hierro. Se cubre el referido zaguán con artesonado muy sencillo, situándose ménsulas en los extremos de las vigas. El patio resulta original en el conjunto de la arquitectura local, ya que presenta un sólo ala de galerías, en la que se disponen tres logias superpuestas, presentando columnas toscanas y arcos de medio punto en las plantas baja y principal y una estructura arquitrabada en el último. Estas galerías quedan abiertas a un recoleto jardín, rehecho a comienzos de nuestro S. con cierto gusto romántico.

  • Palacio > Palacio Marqués de Villadarias a 5.72 km

    Su monumental portada de tres cuerpos, en caliza roja del Torcal, es, sin duda, la obra de mayor empeño en su género de las que se levantaron en Antequera. Se tiene constancia documental de que las obras del palacio estaban ya iniciadas en el año 1711. El panel general de fachada, que responde a unas proporciones inhabituales en la arquitectura palacial antequerana, organiza seis ejes fenestrados y tres plantas. El elemento que más hay que destacaren ella es la portada, que responde a un concepto muy barroco en cuanto a su aliento, pero muy clásica en sus elementos tectónicos. El primer cuerpo, que es el único que invade la calle ampliamente, dispone cuatro columnas toscanas con capiteles (parte superior de la columna) ovados, que se sitúan sobre plintos y en planos verticales distintos, estando fondeadas de pilatras cajeadas. El entablamento, muy correctamente compuesto, decora sus metopas con flores de lis y flores planas. Sobre este primer cuerpo se ubica el amplísimo balcón. Finalmente, el último cuerpo de la portada es el que se plantea con una mayor libertad de composición, rematándose con frontón curvo guarnecido de róleos y pirámides. El resto de la fachada, salvo la cornisa que recibe el tejado, fue remodelado en el S. XIX con escaso acierto. El interior del palacio es de una magnificencia acorde con la monumental portada. El patio tiene planta cuadrada y desarrolla, en planta baja, danzas de arcos de ladrillo sobre doce columnas toscanas de caliza roja del Torcal. La caja de la escalera, situada en el lateral izquierdo del cuerpo de casa, tiene planta rectangular y se cubre con bóveda elíptica sobre pechinas. Las yeserías que decoran esta cúpula responden a modelos muy del S. XVII.

  • Naturales > Torcal de Antequera, una maravilla de la naturaleza a 3.31 km

    El Torcal de Antequera es un paraje Kárstico que se encuentra situado en pleno corazón de Andalucía, dentro del municipio de Antequera, en la provincia de Málaga. Es paraje natural desde 1989, y con esta calificación se le dota de una protección especial por sus importantes valores naturales: geomorfología, flora, fauna y paisaje. El Torcal de Antequera se formó en los fondos marinos hace unos 100 millones de años. El agua y el viento han erosionado con distintos niveles de profundidad los materiales calizos, modelando las más caprichosas formas que podamos imaginar, dando a este paisaje un peculiar aspecto que le hace irrepetible. El Torcal de Antequera se caracteriza por la existencia de una red de callejones y pasadizos, de puentes y depresiones que le otorgan una belleza especial y muy característica, dándole el aspecto de una ciudad petrificada.Uno de los valores más notables de la composición faunística de el Torcal de Antequera es la riqueza de aves que soporta, bien de forma sedentaria, bien como estación de paso en las vías migratorias, o bien como punto de nidificación. En este sentido, la sierra fue declarada como Zona Especial para la Protección de las Aves. Algunas de las especies más presentes en El Torcal de Antequera son los buitres leonados, las collalbas negras y rubias, el búho real, el mochuelo, el cernícalo y otras muchas más fácilmente visibles según la época y la zona prospectada. Otras especies animales características son los reptiles (lagarto ocelado, culebra de escalera) y los mamíferos (zorro, cabra montés, tejón comadreja y conejo). Además cuenta con 664 especies de plantas, agrupadas en casi un centenar de familias.A Torcal de Antequera se puede llegar desde la misma ciudad, Antequera, pero se recomienda que primero pases por el Centro de Visitantes de Torcal Alto, donde te informarán de las tres rutas que hay para hacer en la zona. Las distintas rutas están delimitadas por colores, según la dificultad de las mismas. La más sencilla es la Ruta Verde, que se puede hacer en unos 50 minutos. A continuación están la Ruta Amarilla y la Ruta Roja. Estos senderos señalizados nos llevarán por todos los principales sitios del Torcal y nos conducirán a miradores de gran belleza, con vistas panorámicas de la zona de Antequera y de otros pueblos colindantes. El Torcal de Antequera es uno de los lugares más bellos de la provincia de Málaga, cautiva a todo aquel que se adentra en los distintos senderos que lo recorren.  

Ir hacia arriba